Hiroshi Miyagawa, Haneda Kentaro y Kazuko Kawashima

Revelemos un poco mas cómo comencé yo a ver una saga como Yamato, influyente como lo fue en su época, aunque desgraciadamente aquel explosivo éxito no dejó mucho rastro en su popularidad en el occidente. Esta es una entrada que ya tenía pendiente desde hace más tiempo, pues dejé tensiones inconclusas con la última entrada que le dediqué, y Yamato me ha estado suplicando aunque sea un solo escrito más; por lo que, impulsado por el grandilocuente (e interminable) vídeo-ensayo que publiqué hace unos días, y con ganas ya, tras medio año de pensamientos y sentimientos invadidos por Yamato, de cerrar esta saga en mi vida, me dispongo a escribir la última entrada que le dedicaré — que sin embargo no niega que en un futuro revisionado posiblemente vuelva a esta magnífica obra.

Tras que Cyborg 009: Chou Ginga Densetsu me despertara una infatuación por el space opera japonés tuvieron que pasar meses hasta que me pusiera a ver los films de Yamato, meses en los cuales su existencia cayó en el foso del olvido, un foso del que afortunadamente fue rescatado meses después por una obra de la banda sonora del quinto film de Yamato: Symphony of the Aquarius, obra que, como ya preciso en el vídeo-análisis, es posiblemente una de las más impresionantes piezas que la música de anime nos ha otorgado. Pero bueno, mejor empezamos por el principio.

Leer más »

Hamelin no Violin Hiki — Episodios 7 y 8

Y con este análisis el primer tercio de la serie se da por concluido (no esperaba llegar tan lejos, la verdad), y con ello también los escritos sobre caracterización y demás peripecias con las que os iba dando la lata desde el primer análisis. Si bien el episodio siete no fue muy limpio en su ejecución el octavo lo redime completamente, cerrando el primer acto en una nota muy alta, y con muchas expectativas para lo que venga a continuación.

Leer más »

Distorsiones narrativas (2)

Tras meses de espera he vuelto a visitar al ya quizás no tan velado David Lynch, aunque de esta vez en Mulholland Drive. La misma persona que me hizo ver Lost Highway meses atrás me propuso el nuevo reto de su adorado Lynch, prometiéndome el siguiente nivel hacía el abandono total del convencionalismo, aserción que, como buen amigo decidí aceptar, mas, como la última vez, con cierta pizca de sal. Y si bien, como su predecesora, no defraudó, ésta si que me dejó las cosas más claras acerca de la naturaleza de Lynch y sus films, ideas que antes, con ese único visionado, solo podía sospechar.

Leer más »

Hamelin no Violin Hiki — Episodios 5 y 6

Pues aquí estoy, dispuesto a seguir dándoos la tabarra con más Hamelin, y más divagaciones acerca de la narrativa y storytelling fundamental, que de alguna forma parece haberse asentado en estos análisis, como si la obra me lo estuviese pidiendo. Después del pequeño bache que atravesó en los últimos episodios, Hamelin se dispone a levantarse una vez más, quizás no al mismo nivel ni con la misma elegancia de sus primeros episodios, pero definitivamente tratando de dar lo mejor de sí, y mostrándome más de aquello que hizo que en primera instancia me pusiera a ver la serie.

Leer más »

Opresiones opuestas

Observando, tras esa ventana cuyo único y sumo propósito es el de reflejar; reflejar el verde campo extenso hasta el eterno horizonte, aquel horizonte en el cual se pierde la mirada de la mujer. Una mirada absorta, que busca algo más que el incesante reflejo del campo, algo que no puede comprender.

Leer más »

Hamelin no Violin Hiki — Episodios 3 y 4

Los episodios 3 y 4 de Hamelin ofrecen una pequeña vista a las cosas que la serie hace mal — dado que en el primer análisis hablé prácticamente tan solo de lo que me pareció interesante (que, ciertamente, era lo que abundaba), quizás haya pintando una imagen demasiado positiva de la serie, así que aprovechemos el bajón de estos dos episodios para ver qué es lo que hace mal Hamelin.

Leer más »

Hamelin no Violin Hiki — Episodios 1 y 2

Bueno, pues estos últimos días he estado viendo anime, el saber hace unos días que solo había visto una serie en todo lo que llevamos de año no fue particularmente alentador, por lo que decidí ponerme las pilas y ver alguna de las decenas de series que todavía esperan un visionado de mi parte. Pero como siempre, al final acabé por empezar una serie que no figuraba en aquella lista. Bien. Sea como fuere, Hamelin no Violin Hiki es una serie mas bien desconocida, del ’96, basada en un manga que ni dios ha leído. Dicho esto, la pregunta aquí es por qué le estoy dedicando una serie de análisis episódicos a esta serie y no otra que probablemente se lo merezca más. En dos palabras, Junji Nishimura; en varias, permitid que me explique: Junji Nishimura no es un director particularmente conocido, la única serie medianamente popular que ha dirigido es True Tears — serie que no he visto todavía; pero en cambio si que he visto la maravillosa Simoun (una de mis series favoritas — o por lo menos cuando la vi lo era) y la no tan maravillosa pero aún así única y meditativa Fuujin Monogatari. Ambas series me encantan, por diversas razones, sí, pero algo que las hace especiales es la dirección de Nishimura, la cual es muy interesante y particular, y muy en línea con mis preferencias. Por lo que mirando a ver qué más había dirigido este hombre me encontré con este título, el cual me llamó la atención porque tiene elementos de música clásica integrados tanto en la narrativa como en el apartado auditivo, y porque a pesar de estar basado en un manga con un tono más bien ligero y cómico, la serie decidió traicionar ese tono e ir a por uno mucho más oscuro y desesperanzado.

Leer más »